LA ANGUSTIA


Salmo 3

La angustia

El salmo tres no es el resultado de una tarde de verano en la que el autor divagaba sobre la confianza en Dios. Las líneas escritas allí muestran la angustia de quien se halla pasando por uno de los momentos más difíciles de su vida.

La descripción de los primeros versos, nos muestra a alguien que se halla completamente acorralado. El autor mira a su alrededor y sólo halla adversarios, gente que se acerca para atacarlo, enemigos que tratan de convencerlo de que no hay Dios que lo saque de aquella situación1

La fe no es un dato que se aprende como las fórmulas de Matemática. La fe no es el convencimiento irracional de determinadas verdades que parecen increíbles. La fe es la batalla de un corazón que desfallece y que se aferra a la esperanza como único camino a seguir. “Más allá de la desesperación hay algo que tal vez no es exactamente resignación” decía Jean Rostand. A ello sólo podemos llegar cuando no dejamos que la desesperación nos gane. Es decir, cuando a pesar de las circunstancias adversas, creemos que todavía hay esperanza en un mañana.

Los tiempos de angustia no son momentos excepcionales en la vida de un creyente. Son ellos los que nos enseñan a modelar nuestra fe. Sin la adversidad y la angustia, la fe y la esperanza no tendrían terreno dónde echar raíces. “Sin el tiempo, decía Antonio Machado, el mundo perdería la angustia de la espera [pero también] el consuelo de la esperanza”. La esperanza y la fe brotan en el terreno de la angustia. Esto es lo que vemos en el salmo 3. La fe y la esperanza son ese “a pesar de”. En el verso 3 aparece ese “a pesar de” en la forma de un “mas” que nos muestra que en medio de la angustia todavía es posible lanzar un grito al cielo y decir “Jehová, Tú eres mi escudo”.

Las sociedades antiguas asumían el sufrimiento como parte de la vida. Sin embargo, hoy en día, queremos aferrarnos, muchas veces, al “Jehová es mi escudo” sin pasar por el “muchos son los que dicen de mí no hay salvación para ti en Dios”.

Aprendamos a aceptar la adversidad sin renegar de Dios por ella. De su interior brotará la fe y con los ojos de la fe veremos al Señor.

1La Biblia “Traducción en lenguaje actual” dice: “son muchos los que me dicen que tú no vas a salvarme”.

2 comentarios en “LA ANGUSTIA

  1. ENTENDER A LA ANGUSTIA COMO UN ESTADO EMOCIONAL SIN IMPORTANCIA, A MUCHOS QUE NO HAN PODIDO LIDIAR CON LA ANGUSTIA SE VUIELVEN SUS PROPIOS TERRORISTAS DONDE DETONAN MINAS DE BARRERAS QUE LOS PROTEJA COMO: LAS DROGAS, EL SEXO, EL ALCOHOL, ENTRE OTROS. , EL TRATAR DE ENTENDER AL PASAR POR LA ANGUSTIA ES COMO ENTRAR EN UN MAR DE DOLOR, SUFRIMIENTO, Y FRUSTRACION, QUE NADIE PRODRA COMPRENDER SI NO HA PASADO POR ESTE ESTADO DIVERSO DE EMOCIONES

    1. Tienes razón. Quizás acotaría diciendo que para cada uno su dolor es único. Todos pasamos algún momento por la zozobra que produce alguna situación angustiosa, sin embargo, al pasar por aquellos desiertos, parece no haber nadie a nuestro alrededor. Solos sufrimos esos quebrantos. Con todo, es posible reconocer y compartir nuestro dolor con otros. Sólo así sentiremos que a través del dolor vamos acompañados. Más aún, cuando vemos en el crucificado a Dios compartiendo nuestro sufrimiento, podemos -ha sido mi experiencia- sentir que nuestro dolor es también el dolor de Dios.
      Bendiciones Sandra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s