Harold Camping, el juicio final y las malas interpretaciones del Apocalipsis


Harold Camping ha vuelto a aparecer en la escena pública luego de permanecer oculto por varios días en un motel junto con su esposo. Muchos líderes cristianos exigieron de numerólogo un pedido de disculpas por la alarma que ocasionó entre muchos creyentes, por el daño que provocó entre quienes renunciaron a sus trabajos en consonancia con su anuncio y por el descrédito que ha hecho caer sobre el cristianismo.

Lejos de excusarse, Camping advirtió que el fin del mundo llegaría el 21 de octubre de este año. El 21 de mayo habría sido el comienzo de un juicio espiritual que se completaría el día antes mencionado. Se vuelve a repetir la historia de tantos agoreros que buscaron notoriedad por medio de falsas predicciones y enrevesadas investigaciones bíblicas.

Montano en la antigüedad atrajo para sí un sinnúmero de fieles luego de haber profetizado el inminente fin del mundo. Luego siguieron varios a lo largo de la edad media, agudizándose este hecho en los momentos de mayor crisis social.

Para finales del siglo XIX y principios del XX este hecho se vuelve aún más fuerte en el hervidero religioso que constituyen Los Estados Unidos. Joseph Smith consideraba el final cerca y a sí mismo se veía como el rey enviado a instaurar un gobierno teocrático.

Otro caso similar es el de William Miller, un granjero de New Hampton venido a predicador que empezó a predecir la inminente llegada de Cristo para el 21 de marzo, el 18 de abril y 22 de octubre de 1844. Fallando en todas estas ocasiones. Al final se habló de que en una de esas fechas se había producido algún incidente espiritual en el cielo que nosotros no hemos podido ver.

Al igual que Miller, Taze Russell, fundador de los Testigos de de Jehová, profetizó el rapto de los fieles para 1878 y para 1881 y el fin del mundo para 1914. En estas tres ocasiones igualmente, el mundo pasó sin ninguna señal de cambio. Nuevamente, se espiritualizó el hecho y sus seguidores permanecieron -y permanecen en el movimiento sin inmutarse-.

Ahora, Harold Camping ha vuelto ha predecir el fin del mundo. De hecho, ya lo ha hecho en anteriores ocasiones. En 1992 publicó un libro en el que aseguraba que el 6 de septiembre de 1994 Cristo volvería a la tierra. Luego aseguró que el rapto de la iglesia se daría el 21 de mayo de 2011 y el fin del mundo el 21 de octubre del mismo año.

Una vez tras otra han surgido en la historia estos pseudo investigadores que pretenden desvelar secretos y misterios de la fe a partir de pésimas interpretaciones de los textos bíblicos. Una vez y otra se han usado los números de Daniel o del Apocalipsis para hacer cálculos acerca del final de los tiempos. Lo cierto es que en todas estas ocasiones se ha pasado por alto, entre otras cosas, el hecho de que los números bíblicos no pretenden dar en muchas ocasiones fechas exactas de determinados acontecimientos.

Se puede constar que la estadía de Israel en Babilonia no fue de 70 años como predice Jeremías (29:10) sino de 47 años, en el peor de los casos (hasta la caída de Babilonia) y de 61 años, en el mejor de los casos, hasta la finalización del nuevo templo de Jerusalén, con los judíos ya asentados en la ciudad. Jeremías no usa el número 70 como cifra exacta del número de años que el pueblo pasará en Babilonia sino como símbolo que quiere significar una realidad más trascendente. El siete, que siempre se halla relacionado con Dios en el texto bíblico, es aquí presentado como símbolo del tiempo perfecto de Dios dado a los israelitas para su disciplina.

Este hecho es mucho más evidente en el caso de los dos libros apocalípticos de la Biblia: Apocalipsis y Daniel, en los cuales el simbolismo es sumamente importante. Cada número, cada color, cada imagen tienen un simbolismo específico. Sin embargo, Miller, Russell o Camping desde el principio de sus análisis dan por sentado que dichos números son históricos, exactos y que codifican una fecha en la cual el mundo va a terminar.

Por otro lado es evidente que la Biblia se guarda siempre de dar fechas específicas respecto del final de los tiempos. Y aún cuando trata del final de los tiempos, este no es visto como la destrucción de la creación sino como su renovación -salvo tal vez en 2da de Pedro-. Los cielos nuevos y la tierra nueva no plantean, por ejemplo en el Apocalipsis, la destrucción de los actuales sino su renovación y en un sentido muy colorido. Dice el autor: “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos”. Como si fueran dos chiquillos que han sido descubiertos en la travesura, la tierra y el cielo salen corriendo. Es evidente que no podemos tomar como literal dicho relato. Como este, hay muchos relatos que han llevado a falsas expectativas a quienes han esperado una interpretación demasiado literal de los relatos bíblicos.

Camping no ha perdido la esperanza en su numerología. Ha planteado como nueva fecha el 21 de octubre. Muchos volverán a confiar en él y volverán a ser defraudados.

El texto bíblico, por el contrario, me invita a centrarme en la misión y el propósito que he recibido de parte de Dios. En el gran juicio a las naciones no se plantea como requisito el haber conocido la Biblia, el haber descubierto la fecha del fin del mundo u otra cosa. El planteamiento del gran juicio de las naciones es: ¿Diste de comer al que tenía hambre? ¿Diste de beber al que tenían sed? ¿Al desnudo lo vestiste? ¿al enfermo visitaste? ¿Y al encarcelado lo fuiste a ver? Así pues, en lugar de elucubrar acerca de la fecha del fin del mundo, mejor haríamos en comprender más adecuadamente la Palabra y en vivirla amando al prójimo como a nosotros mismos.

Los ángeles que se acercan a los discípulos que se hallan mirando cómo se va Jesús les dicen: ¿Qué hacen mirando al cielo? Así nosotros dejemos de mirar al cielo y a las especulaciones de los agoreros de turno y centremos nuestra atención en hacer lo que Dios nos mandó a hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s