Los cinco lenguajes del amor


La taza de divorcios a nivel mundial se halla en alrededor de uno por cada cuatro matrimonios. Hay lugares donde la taza de divorcios sube hasta ser uno de cada dos matrimonios. En el Ecuador el índice de divorcios se sitúa en el orden del 22%, mientras que en el 2000 era del 14%. El incremento en el porcentaje de divorcios que borde el 60% es para muchos un indicativo de la fragilidad de la institución del matrimonio.

Lejos de suponer esta crisis de la institución matrimonial,debemos considerar las bases sobre las cuales paulatinamente se van asentando los matrimonios contemporáneos. El amor romántico, bastión sobre el cual se quiere sostener una institución que se dice para toda la vida, evidencia ser el más endeble de los soportes, aunque sea el más usado.

El amor romántico es un tema muy explotado en las salas de cine para atraer a la gente. El final feliz al cual apuntan todas aquellas películas hacen suponer a quienes salen de mirar aquellas películas que la película de sus vidas, la lucha por el amor de su vida, finaliza cuano pasan la barrera del matrimonio. De aquí en adelante, todo es cuesta abajo.

Cuando empiezan a descubrir que el matrimonio se halla lleno de dificultades y que el amor romántico se esfuma en cuestión de un par de meses, la decepción embarga a la pareja.

¿Es posible tener un matrimonio para toda la vida? Esa es la inquietud que muchos jóvenes se hacen hoy en día. ¿Es posible que ese matrimonio se fundamente en el amor y no en la costumbre? es otra inquietud que acompaña a otros.

Los cierto es que es posible hacer perdurar una relación matrimonial más allá de los primeros 7 años (fecha donde se da la mayor cantidad de divorcios). Además, es posible hacer pervivir sobre la base del amor.

De todos modos, es necesario aclarar que hablamos del amor en tanto acción y no del amor en tanto sentimiento.

El segundo, el que fundamente muchos matrimonios, es pasajero y no soporta las adversidades. Va y viene sin más. El primero, es una decisión que tomamos y en base a la cual nos esforzamos por alimentar la relación, por consolidar el compromiso, por desarrollarnos como pareja.

Los griegos sabía perfectamente acerca de las diferencias que existen entre uno y otro amor. Sabían que el amor romántico era ardoroso pero poco constante. Por el contrario, sabían que el amor que nos vincula de por vida era sereno, paciente, constante y tenaz. Sabían que el amor romántico crecían como la hierba mala, abruptamente, sin que nadie lo siembre. Al igual que a la maleza, eran conscientes de que a aquel amor engañoso había que saberlo controlar. Saberlo reconocer e ignorar. Sabía que el amor verdadero no era el fruto de un encuentro casual sino que como un fuerte roble era el resultado del paciente trabajo de siembra, riego, abono y cosecha.

Hoy en día, es posible consolidar el matrimonio pero esto sólo es posible cuando dejamos de lado las fantasías hollywoodenses acerca del amor romántico y nos enfocamos, como pareja en fortalecer el amor real, el amor que significa autoentrega y crecimiento continuo de los dos.

El amor, decía Erich Fromm, no son dos personas que se miran a los ojos, son dos personas que miran juntos al horizonte…

Talleres para parejas
En nuestra congregación nos hallamos realizando talleres con el propósito de fortalecer las relaciones de pareja. Cada 15 días nos reunimos en la iglesia para estudiar “los cinco lenguajes del amor” y reflexionar juntos acerca de nuestras relaciones.

Horario: Este sábado a las 19h00

Lugar: Iglesia Alianza Cristiana y Misionera de Carcelén

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s