No entristezcan al Espíritu


Sucede en ocasiones que algunas personas, al enamorarse, se centran tanto en su pareja que terminan por olvidar a sus amigos. Cuando la relación a terminado o cuando la intensidad vuelve a la normalidad aquellas personas se ven en la necesidad de hacer un trabajo extra para tratar de recuperar aquellas amistades que se han enfriado. El texto bíblico parece insinuar tanto en el texto de Efesios 4:30 como en el de 1ra tesalonicenses 5.19 que nuestra relación con el Espíritu santo puede terminar por enfriarse en determinadas circunstancias al igual que una amistad descuidada.

No poner atención a nuestro crecimiento espiritual termina por enfriar nuestra relación con el Espíritu de Dios. No debemos permitir que esto suceda. Dios ha permitido que su Espíritu habite en nosotros. Es la garantía que nos ha dado para mantener firme nuestra esperanza en la redención de la que hemos sido hechos partícipes. Ocasiones no faltan en las que el enfriar nuestra relación con el Espíritu se traducen en desconfianza de nuestra salvación, dudas acerca de nuestro futuro eterno.

No hemos perdido nuestra salvación, sin embargo, nuestro corazón apagado siente tan lejano a Dios que empieza a suponer que no está allí, que nunca ha estado o que en realidad nunca he llegado a ser parte del pueblo santo de Dios.

Hemos sido creados para vivir en comunión con Dios, no somos sólo seres materiales sin más, anhelamos tener una comunión espiritual con un ser superior, y el momento en que descuidamos esto, todo nuestro ser sufre las consecuencias.

No apaguéis el Espíritu, es una petición que tiene que ver con la preocupación por nuestro propio ser apartado del Creador.

En medio de la oración, Dios es tan real en nuestras vidas, que nada parece existir fuera de Él, sin embargo, cuando descuidamos esta forma de comunión espiritual llegan momentos en los que aquellas oraciones parecen ilusiones de fanáticos, que en realidad no hay tal Dios ni tal realidad espiritual.

No apaguemos al Espíritu, no lo entristezcamos, no descuidemos nuestra comunión espiritual. Diariamente reavivemos el fuego del Espíritu en nosotros.

Este día domingo (13/11/2011) en nuestros cultos hablaremos acerca de nuestra relación con el Espíritu Santo. Quedas cordialmente invitado.

Bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s