EL REINO DE DIOS (VS) EL REINO DE LOS HOMBRES


Compartimos con ustedes esta reflexión preparada por la pastora Nelly Ávila.

Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.

Marcos 8:34-35

Durante muchos años el pueblo judío esperaba a un Rey que con mano fuerte les traería igualdad y justicia. En aquel entonces había mucha pobreza, desigualdad social y el pueblo era dominado por el imperio romano. Pero la esperanza estaba siempre presente: el Mesías, el Cristo, un Rey enviado por Dios redimiría al pueblo y les devolvería a la gloria de los tiempos del rey Salomón. Esta era la esperanza mesiánica del pueblo judío.

La venida de Jesús no llenó las expectativas del pueblo judío. Era un hombre de apariencia común y que constantemente predicaba acerca del arrepentimiento por los pecados, y los milagros que realizaba evidenciaban que Dios estaba con Él.

-¿Quién dice la gente que soy yo?- pregunta Jesús a sus discípulos. Y nuevamente cabe preguntarnos ¿quién es Jesús hoy en día para el mundo?… para algunos un profeta más, un sabio, un hombre bueno que ayudó a mucha gente…

– Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?, pregunta Jesús a Pedro, y con él nos pregunta también a nosotros. Pedro declara a Jesús como Mesías y nosotros también, como cristianos, afirmamos que es nuestro Señor y Salvador…

La afirmación de que Jesús era el tan esperado Mesías trajo gran alegría al corazón de Pedro y los discípulos, sus expectativas aumentaron, pues estaban junto al Maestro. Sin embargo con la siguiente enseñanza de Jesús quedaron muy confundidos, Jesús señaló que lo iban a matar, que esto era necesario y que a los tres días iba a resucitar.

¿Qué significaba la cruz para Pedro?, Al igual que para cualquier judío, el resultado de una derrota. ¿Qué significa la cruz para nosotros hoy?

Los valores del reino de los hombres son opuestos a los valores del Reino de Dios…

  • En el reino de los hombres la seguridad esta puesta en las posesiones materiales, en la seguridad económica, el buen trabajo…; en el Reino de Dios la seguridad está puesta en Dios…

  • En el reino de los hombres el éxito es tener conocimiento, títulos académicos, poder político…; En el reino de Dios no soy yo, sino Cristo el centro de mi vida.

  • En el reino de los hombres se busca reconocimiento social…; En el Reino de Dios podemos ser rechazados a causa del evangelio.

  • En el reino de los hombres justicia es igual a venganza… En el reino de Dios justicia es misericordia y amor.

Con la frase “Apártate de mi Satanás” Jesús no acusa a Pedro de ser satánico, sino de hacer la función del tentador, es decir, tratar de apartar a Jesús de su camino hacia la Cruz. Con la misma intención Satanás tentó a Jesús en el desierto.

El apartarse del camino de la Cruz es una tentación presente cada día en la vida del creyente. Por ejemplo, cuando somos tentados a optar por un evangelio “light”, un evangelio en el que no hay cruz, sólo sentirse bien con las “promesas” a las que uno puede acogerse, sin compromiso con Cristo; con un evangelio que profesa prosperidad sin sometimiento a Cristo; un evangelio que profesa perdón de pecados sin arrepentimiento ni obediencia. Esto no es el evangelio de Cristo, es guardar una apariencia y engañarnos a nosotros mismos.

En 1 Juan 2:15-17 dice:

No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si alguien ama al mundo, no tiene el amor del Padre. Porque nada de lo que hay en el mundo —los malos deseos del cuerpo, la codicia de los ojos y la arrogancia de la vida—proviene del Padre sino del mundo. El mundo se acaba con sus malos deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”

Negarnos a nosotros mismos es negar nuestros deseos egoístas. Egoísmo que en ocasiones está escondido en lo profundo del corazón humano. Seguir a Cristo implica dejar de lado la naturaleza humana de pecado y someterme a la voluntad de Dios, esto es el Reino de Dios.

Un comentario en “EL REINO DE DIOS (VS) EL REINO DE LOS HOMBRES

  1. Que bonita aclaracion he leido, es cierto que uno confunde las cosas de Dios con las cosas de los hombres, buscamos prestigio, posicion, poder amigos, y cuando los tenemos creemos que estamos en el reino de Dios porque todo viene de Dios.

    Soy estudiante de teologia, y particularmente creo en la voluntad divina, creemos que ya Jesucristo nos hizo merecedores de su reino, pero para mantenerse en ese reino, se deben cumplir ciertas reglas, ya dichas en la biblia que se resumen en el cumplimiento de los mandamientos, el reto es mantenernos en gracia de Dios, que es hacer cosas que agraden a Dios, solo asi podemos estar en el reino de Dios, pienso que no hay que creer que porque Jesucristo murio por nosotros ya tenemos todo ganado, se debe trabajar sufrir, trabajar por otros, ser humilde, despegarnos de lo material, porque como bien dicen en su articulo: el reino de los hombres es uno el de Dios es otro. y cabe hacerse las preguntas: En cual vivo yo? a cual le dedico mas tiempo? cual es mas vivificante?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s