¡Y las finanzas!


Compartimos con uds. una breve reflexión del Pastor Vicente Vieira acerca de las deudas, el consumo y el presupuesto. Cada vez con mayor desmedida compramos y nos endeudamos pensando que mañana ya tendremos para pagar. ¿Es esto sabio? ¿Hay alguna manera de cambiarlo?

 

¿A quién le sobra dinero?. A nadie, se responde. Sin embargo, en un paìs de 14 millones de habitantes alrededor de medio millón de familias no sólo que han gastado, sino que se han sobre endeudado. Las autoridades financieras afirman que se comprometen hasta el 130% de los ingresos para pagar sus deudas. Una señora de clase media confiesa que su constante y ascendente consumo, con 13 tarjetas de crédito, lo llevó a excederse tanto que tiene que vivir para pagar los créditos durante dos años seguidos. Esta fiebre de obtener créditos fácilmente para consumos, lleva a màs que desencuentros familiares.

Dios que da la vida, las fuerzas para trabajar, las capacitaciones, las fuentes de trabajo, pide  administrar los recursos con responsabilidad y gratitud a El. Desde el inicio de la humanidad el Creador estableciò a los humanos como administradores  “señoreando sobre todo lo creado”, Génesis 1:28-30. Es decir, las cosas, los recursos, el dinero deben estar al servicio del hombre y no éste esclavo de aquellos. Tener para vivir, no vivir para tener.

Y lejos de una vida con ansias de tener y siempre tener más, sino para vivir con dignidad y en paz con Dios y con la familia, el Señor se compromete a no faltar con lo necesario, como da fe un viejo experimentado en creerle a Dios “fui joven y estoy viejo, y en todos mis años jamás vi que el Señor abandonara al hombre que lo ama; tampoco he visto a los hijos de los justos pasar hambre”, Salmo 37:25.

A su vez, el poco o mucho ingreso es mejor administrado haciendo un presupuesto. Juntos la pareja uniendo todos los ingresos, es pràctico y eficiente hacer una lista de gastos permanentes y ocasionales. ajustando los egresos a los ingresos. Y asignando a cada cónyuge las partidas que ha de manejar. Habiendo dos rubros, para ahorros y para compartir con un necesitado acorde a los valores bíblicos de austeridad y de compartir. Llevar una vida sencilla y preocupada por el necesitado, gratifica un dìa a dìa satisfactorio. El lujo derrochador y el egoìsmo, a la final carcomen la existencia.

A cumplir con lo presupuestado, dando gracias a Dios dador de toda buena dàdiva, para que los ingresos familiares sean de bendiciòn y contentamiento y no de peleas y maldiciòn.

Vicente Vieira A., Quito, Ecuador.

Un comentario en “¡Y las finanzas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s