Algunos consejos para cada día


Algunos consejos que hemos podido encontrar en el texto bíblico y que nos parecen un verdadero manantial de sabiduría para el día a día. Esperamos los puedan aprovechar.

 

Sabiduría

Lo primero y más importante de todo, busca la sabiduría. No deseches ninguna oportunidad para aprender, ya de los errores como de los aciertos. Cada circunstancia que debas afrontar es un cúmulo de lecciones por aprender. No las desaproveches y podrás ver como tu caminar se fortalece cada día. Dice Proverbios 3:13 que la felicidad consiste precisamente en buscar sabiduría e inteligencia. Aprende a ser dichoso aferrándote a la sabiduría.

Hay muchas personas que dejan de lado la sabiduría y piensan que pasar de largo por la vida entre bromas, chistes e ironías es lo mejor. El texto bíblico advierte que esta es la forma de gastar el tiempo del necio. El sabio adquiere sabiduría mientras el necio se deleita en bromas y mofas cada día (Cf. Proverbios 10:23).

La diligencia

Image

Si hay algo que nos enseña la sabiduría antes que nada es la diligencia. Se trata de esa presteza, esa vivacidad para hacer las cosas. El hombre diligente no espera una orden, no espera ser observado para trabajar con tesón. Lo hace siempre porque ese es su estilo de vida. Mientras otros se dedican a reclamar, a protestar, a encontrar excusas para no trabajar, el hombre sabio, con diligencia edifica su futuro. Seamos diligentes en todo lo que emprendamos para que de esta manera podamos ser bendecidos por nuestro Dios. Recuerda que si bien la Biblia habla de prosperidad, cuando estas promesas aparecen, lo hacen a lado de advertencias contra la pereza y a favor de la diligencia.

De hecho, dice Proverbios 22:29 que los hombres diligentes por su calidad de trabajo consiguen buenos puestos mientras que los negligentes por su ociosidad poco a poco van perdiendo puestos hasta quedarse sin nada. Proverbios 22:29

Proverbios 10:5 nos habla de aquel que no sabe mirar los tiempos, de aquel a quien le da igual el tiempo del trabajo como el de descanso pues siempre se la pasa en el ocio.

El que es precavido
guarda comida durante el verano;
el que duerme durante la cosecha
termina en la vergüenza.

El ocioso termina siempre mal, mientras que el diligente consigue lo que quiere y mucho más.

El ocioso y el despilfarrador

Image

También nos advierte la Palabra de Dios que ser ocioso es tan vergonzoso como ser despilfarrador. El último pierde el dinero por que lo gasta sin freno mientras que el segundo pierde el dinero porque pierde el tiempo que podría dedicar al trabajo. (Cf. Proverbios 18:9) Consideremos el trabajo, no como un castigo sino como una bendición de Dios.

También nos advierte la Palabra de Dios respecto de la necedad de ser despilfarradores. A la larga, quienes no saben administrar sus recursos, no importa cuánto ganen, quedarán en la miseria. Por su parte el que sabe administrar sus recursos, no importa cuánto gane, paulatinamente irá acumulando riquezas. (Cf. Proverbios 21:20)

El deshonesto.

Image

Cuando de adquirir recursos se trata, hay quienes piensan que la mejor manera de obtenerlos es por medio pequeñas jugarretas o trampillas. Vendiendo a costos altos productos de mala calidad, aceptando sobornos, etc. Lo cierto es que el pan obtenido de esa manera sabe bien en el paladar, pero es como una piedra en el vientre (Proverbios 20:17). Tarde o temprano, las trampas hechas vuelven a reclamarnos. Tarde o temprano lo hecho sale a la luz y entonces no hay cómo evadirnos de las consecuencias. Es mejor aceptar el pan honestamente adquirido y sabiamente administrado.

El que no controla su carácter.

La peor decisión que uno puede tomar es aquella que se la toma con las iras. Siempre uno termina decidiendo mal cuando a dejado que la rabia decida por nosotros. Debemos aprender a controlar nuestro carácter y no ser dominados por él. Debemos ser sabios y optar por no tomar decisiones mientras estamos aún con iras. Preferible es esperar a que se nos pase el malestar para entonces tomar las decisiones correctas. Proverbios 14:17 nos dice que el que se enoja hace tonterías y Proverbios 29:22 nos dice que el que fácil se enoja comete muchos errores. Dos ocasiones repite casi lo mismo. La razón es que es muy común cometer este error. Mejor dominar nuestro carácter que ser dominados por nuestras iras. El que no sabe dominar su carácter, dice Proverbios 25:28 es como una ciudad que no tiene ninguna defensa. Queda a merced de todos pues no sabe actuar de manera razonada. Cualquier cosa que en aquel momento le propongan para satisfacer su sed de venganza será bienvenida aunque luego vengan los arrepentimientos.

 

Esperamos sean de bendición estas recomendaciones bíblicas y las podamos poner en práctica cada día.

Saludos.

 

Un comentario en “Algunos consejos para cada día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s