En lugar de declarar y decretar, menguemos


 

Quiero conocer a Cristo y experimentar el gran poder que lo levantó de los muertos. ¡Quiero sufrir con él y participar de su muerte!

En un tiempo en el que la búsqueda de Dios es vista cada vez más en términos materiales, terrenales y hasta carnales, leer las palabras del apóstol Pablo acerca de su anhelo de conocer a Cristo, no sólo en su resurrección victoriosa sino más aún en su muerte y en el sufrimiento que atravesó durante su calvario, es totalmente subversivo.

A la visión de un Dios que ha muerto en la cruz para que tengamos sanidad, prosperidad y lujo, se contrapone la visión del evangelio como rechazo de los poderes de este mundo y como denuncia de la banalidad de los que viven sólo para satisfacer sus deseos materialistas.

Saint_Paul,_Rembrandt_van_Rijn_(and_Workshop ),_c._1657

El apóstol Pablo nos invita a descubrir junto con el gran poder que levantó a Jesucristo de entre los muertos, al gran dolor de quien padeció nuestros pecados por amor. De hecho, las palabras que menciona el autor de la carta en el siguiente verso son más esclarecedoras: “para poder experimentar, de una u otra manera, la resurrección de los muertos”. El apóstol Pablo considera que sólo aprendiendo a identificarnos con el dolor del nazareno podremos identificarnos con la resurrección del Cristo pascual. Sólo muriendo cada día a nuestras pasiones y deseos más carnales, podemos acudir a Dios en busca del poder transformador de la resurrección. No podemos apelar al poder de la resurrección mientras vivimos anclados al deseo pecaminoso de ser alabados y admirados por todos. No podemos apelar al poder de la resurrección si sólo de lejos miramos hacia la cruz sólo para invocarla, pero no como aquella sombra que se cierne sobre nosotros como seguidores del crucificado.

The descent from the cross, by Rembrandt

En lugar de vivir para declarar que “Dios me bendice”, que “Dios me prospera”, que “Dios me sana”, debiéramos vivir para aprender a menguar en nuestra vanidad, codicia y autoafirmación y dejar que Cristo crezca en nosotros en humildad, amor al prójimo y desprendimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s