Nuestro Aniversario: Ven conmigo a la casa de Dios…

Compartimos con uds. una presentación de lo que fue nuestro aniversario. Damos gracias a Dios por permitirnos celebrar este culto en su honor. Sólo por su gracias hemos podido llegar hasta aquí. Que sea nuestro Dios también guiándonos en este nuevo año que empieza.

Bendiciones!

Avancen Soldados de Cristo

Este domingo (27/11/2011) nuestra iglesia Alianza Cristiana y Misionera de Carcelén se encuentra de aniversario. Un año más que el Señor nos ha permitido compartir a Cristo en el sector norte de Quito.

Gracias a Dios por la guía que nos ha dado. Gracias a Cristo por el favor inmerecido para con nosotros y gracias al Espíritu Santo por el aliento nuevo de cada mañana durante los momentos difíciles que tuvimos que pasar en muchas ocasiones.

Varios proyectos hemos logrado alcanzar durante este año. Nuestro templo se encuentra casi completamente renovado. techo, paredes y piso hemos podido rejuvenecer después de casi 26 años. Pero no sólo eso sino que nuestro espíritu se encuentra con todas las ganas de seguir adelante cumpliendo con los planes de Dios para nosotros.Qué podemos decir de todo esto a no ser: No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, Sino a tu nombre da gloria, Por tu misericordia, por tu verdad…

Gracias a Dios por este medio (nuestro blog) que nos ha permitido llegar a lugares a los cuales de otro modo, no hubiésemos podido llegar. Empezamos con 100 visitas en el mes de marzo, y ahora, ocho meses después, hemos podido llegar a las 110 visitas diarias. A través de esta página hemos logrado contactar con varios amigos y hermanos que vuelven a saber de la iglesia que los vio nacer en Cristo después de mucho tiempo. La bendición grande de poder llegar hasta sus hogares llevándoles ese mensaje de bendición que es la Palabra de Dios, nos llena de gran alegría.

El inicio de un equipo de predicación en nuestra iglesia nos llena de tantas expectativas y esperanzas. El esfuerzo demostrado por el equipo de maestros de la escuela dominical para actualizar sus conocimientos nos motiva a seguir adelante. El renovado ministerio de ujieres que brinda su apoyo a todos los asistentes de los cultos. Todas estas alcances nos invitan a decir con el salmista: Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios.

Siga dándonos el Señor la fortaleza para avanzar firmes y sin temor, siempre detrás de la cruz de Cristo. Amén

Muévese potente
la Iglesia de Dios; 
De los ya gloriosos
Marchamos en pos. 
Somos sólo un cuerpo
Y uno es el Señor. 
Una la esperanza,
Y uno nuestro amor.
Firmes y adelante
Huestes de la fe
Sin temor alguno,
Que Jesús nos ve.
Tronos y coronas
Pueden perecer, 
De Jesús la Iglesia
Constante ha de ser; 
Nada en contra suya
Prevalecerá, 
Porque la promesa
Nunca faltará.

Este vídeo es del coro de la Iglesia Evangélica Pentecostal de Chile entonando uno de los más hermosos himnos de la historia.

Prueba de fuego-Taller para parejas

Este día sábado daremos inicio a un taller de varias sesiones sobre el el amor y el matrimonio. Basados en el material de estudio de la película Prueba de Fuego, iremos reflexionando sobre el sentido del amor, y el costo del mismo. El costo para los que deseen inscribirse es de $12.00 que son destinados a la adquisición del libro de estudio: “El desafío del Amor: atrévete a amar”, í así como para los coffebreak.

Día: Sábado

Hora: 18h00

Costo de la primera sesión: Gratis. (veremos la película)

Costo del taller: $12.00 (los que estén interesados pueden inscribirse el día sábado.

Aquí algunas escenas de la película que veremos en esta primera sesión

Minga

 

El diccionario de la Real Academia de la lengua española nos dice que la Minga es un tipo de trabajo colectivo y gratuito que tiene como fin el bienestar social. Cada uno de nosotros tiene responsabilidades que cumplir, sin embargo, la minga es ese momento del compartir, no sólo el trabajo sino también la alegría de ser parte de algo grande: el Reino de Dios.

La posibilidad de dejar de lado nuestras actividades y dedicar un par de horas a barrer un aula, a limpiar unos vidrios, o a pintar una pared mientras se comparte la alegría con el prójimo, no es tan solo una actividad carente de espiritualidad a la que nos vemos forzados por la falta de recursos. Muchos, tristemente creen así. No tiene que ser la falta de recursos la única razón por la cual nos movemos a la minga. Esta tiene mucho que aportar a nuestro crecimiento emocional, social y aún espiritual como para que la dejemos a un lado por el hecho de que “hemos alcanzado cierto status social”. La minga nos recuerda que somos parte de una comunidad. La minga nos devuelve a esa comunidad. En ella, no trabajo por lucro personal, lo hago por ayudar, por dar, por ser de bendición para los otros.

La minga es, en ocasiones, más provechosa que sentarnos a escuchar un sermón, pues en lugar de llenarnos del conocimiento acerca de lo importante que es compartir con los demás, nos vemos compartiendo con los demás. Es por ello que nos vemos impelidos a hacer de la minga una fiesta espiritual. Un abrazo fraterno con el hermano y con Dios.

Convocados para el sábado pasado (10 de sept. 2011), muchos de los miembros de  nuestra congregación se dieron cita con el fin de trabajar por el bienestar de la congregación de la cual son parte. Nuestro objetivo era renovar las aulas que nos han servido por varias décadas para la enseñanza de la Biblia. Así pues, con una escoba o una brocha en la mano, empezamos a realizar nuestro trabajo. Las aulas han quedado pintadas, sin embargo, queda mucho por hacer. Hay muchos planes y proyectos que tenemos a futuro. Sin embargo, cada proyecto nos desafía, no sólo económicamente sino social y espiritualmente. Dios nos permita seguir creciendo a medida que vamos haciendo crecer las instalaciones que nos acogen. Asimismo, no nos permita crecer demasiado en infraestructura, albergando a muchos, pero quedando enanos espiritualmente.

Gracias a todos y todas quienes participaron de la minga del día sábado.

El antes y después de todo creyente

La página web http://www.antesydespues.com.ar ofrece miles de ejemplos de actores y actrices que han metamorfoseado su imagen a lo largo de los años. Operaciones de nariz, de busto, etc., son presentados como muestra de aquello grandes cambios que ocurren en el mundo de la fama. Por otro lado, es posible encontrar en la televisión el ejemplo de un programa que se dedica a tomar mujeres de la calle y transformarlas completamente por medio de peinados, maquillaje, vestidos, etc. El resultado final es comparado con la presencia que tuvo la candidata al iniciar su proceso.

Estos esfuerzos por desarrollar cambios sorprendentes en las personas son muy cotizados, y más de uno emula estos cambios siguiendo los pasos que ven en la pantalla.

Este tipo de cambios, evidentemente, llaman la atención, seducen por el impacto que generan en los amigos, pero resultados positivos a largo plazo son prácticamente inexistentes.

El texto bíblico nos plante en Efesios 4: 17ss un cambio radical, una renovación completa, un antes y un después de la persona pero términos más bien integrales que meramente estéticos. La renovación a la cual es invitado todo ser humano no es tan sólo a cumplir ciertos caprichos cosméticos, sino a ver la vida de un modo diferente, a cambiar nuestros propósitos, a trascender nuestros anhelos cuando estos son insignificantes en comparación con los que nos propone Dios.

Lastimosamente, muchos creyentes se quedan con un llamado a formar parte de una iglesia, aprender un par de dogmas y sentirse eufóricos los fines de semana, sin lograr llegar a aquella trasformación que plantea Cristo.

Analicemos adecuadamente nuestra andar con Cristo y  veamos si realmente estamos permitiendo que Dios realice aquella transformación integral que Él desea o si sólo le permitimos, transformar ciertos hábitos de fin de semana y nada más.

Los cinco lenguajes del amor

La taza de divorcios a nivel mundial se halla en alrededor de uno por cada cuatro matrimonios. Hay lugares donde la taza de divorcios sube hasta ser uno de cada dos matrimonios. En el Ecuador el índice de divorcios se sitúa en el orden del 22%, mientras que en el 2000 era del 14%. El incremento en el porcentaje de divorcios que borde el 60% es para muchos un indicativo de la fragilidad de la institución del matrimonio.

Lejos de suponer esta crisis de la institución matrimonial,debemos considerar las bases sobre las cuales paulatinamente se van asentando los matrimonios contemporáneos. El amor romántico, bastión sobre el cual se quiere sostener una institución que se dice para toda la vida, evidencia ser el más endeble de los soportes, aunque sea el más usado.

El amor romántico es un tema muy explotado en las salas de cine para atraer a la gente. El final feliz al cual apuntan todas aquellas películas hacen suponer a quienes salen de mirar aquellas películas que la película de sus vidas, la lucha por el amor de su vida, finaliza cuano pasan la barrera del matrimonio. De aquí en adelante, todo es cuesta abajo.

Cuando empiezan a descubrir que el matrimonio se halla lleno de dificultades y que el amor romántico se esfuma en cuestión de un par de meses, la decepción embarga a la pareja.

¿Es posible tener un matrimonio para toda la vida? Esa es la inquietud que muchos jóvenes se hacen hoy en día. ¿Es posible que ese matrimonio se fundamente en el amor y no en la costumbre? es otra inquietud que acompaña a otros.

Los cierto es que es posible hacer perdurar una relación matrimonial más allá de los primeros 7 años (fecha donde se da la mayor cantidad de divorcios). Además, es posible hacer pervivir sobre la base del amor.

De todos modos, es necesario aclarar que hablamos del amor en tanto acción y no del amor en tanto sentimiento.

El segundo, el que fundamente muchos matrimonios, es pasajero y no soporta las adversidades. Va y viene sin más. El primero, es una decisión que tomamos y en base a la cual nos esforzamos por alimentar la relación, por consolidar el compromiso, por desarrollarnos como pareja.

Los griegos sabía perfectamente acerca de las diferencias que existen entre uno y otro amor. Sabían que el amor romántico era ardoroso pero poco constante. Por el contrario, sabían que el amor que nos vincula de por vida era sereno, paciente, constante y tenaz. Sabían que el amor romántico crecían como la hierba mala, abruptamente, sin que nadie lo siembre. Al igual que a la maleza, eran conscientes de que a aquel amor engañoso había que saberlo controlar. Saberlo reconocer e ignorar. Sabía que el amor verdadero no era el fruto de un encuentro casual sino que como un fuerte roble era el resultado del paciente trabajo de siembra, riego, abono y cosecha.

Hoy en día, es posible consolidar el matrimonio pero esto sólo es posible cuando dejamos de lado las fantasías hollywoodenses acerca del amor romántico y nos enfocamos, como pareja en fortalecer el amor real, el amor que significa autoentrega y crecimiento continuo de los dos.

El amor, decía Erich Fromm, no son dos personas que se miran a los ojos, son dos personas que miran juntos al horizonte…

Talleres para parejas
En nuestra congregación nos hallamos realizando talleres con el propósito de fortalecer las relaciones de pareja. Cada 15 días nos reunimos en la iglesia para estudiar “los cinco lenguajes del amor” y reflexionar juntos acerca de nuestras relaciones.

Horario: Este sábado a las 19h00

Lugar: Iglesia Alianza Cristiana y Misionera de Carcelén

 

Objetivos Espirituales del Milenio

Hemos escuchado hablar mucho de los objetivos del milenio que viene promocionando la ONU. Sabemos la importancia que los mismos tienen para nuestro planeta. El creyente no puede verse desvinculado de aquellos desafíos que ha lanzado esta organización mundial con el fin de lograr que nuestro planeta sea mejor para todos y no sólo para unos.

De todos modos, los creyentes tenemos ciertos desafíos y objetivos a los cuales somos convocados por Dios, incluso, estos objetivos nos mueven a ser aún más responsables con la situación de crisis que vive nuestro mundo en la actualidad. Estos objetivos que ha propuesto Dios para su iglesia tienen que ver con el crecimiento, pero no con el “engorde” de los hijos de Dios. El objetivo de nuestro crecimiento espiritual es, dice Efesios 4:12, para la obra del ministerio, es decir, Dios nos ha vinculado a una tarea para la cual con capacita. Analicemos estos objetivos que Dios propuso para su iglesia hace dos milenios. Los objetivos espirituales del milenio.

El objetivo de Dios para la iglesia es:

Perfeccionar a los santos para la obra del ministerio

Con el fin de lograr esto, Dios se propone:

Edificar al cuerpo de Cristo,

Esto sólo se puede hacer sí: A lo largo de su vida en Cristo los creyentes son capaces de:

·         Vivir en una armonía su fe

·         Conocer y anhelar conocer más cada vez acerca del Hijo de Dios

·         Asemejarse a Cristo en su manera de pensar y actuar, dentro de la  iglesia y fuera de ella.

De no participar del perfeccionamiento continúo de los creyentes, corremos los siguientes riesgos:

·         Ser como niños fluctuantes, es decir, vivir la fe de acuerdo a nuestras emociones

·         Cualquier falsa doctrina nos parecerá convincente

·         Cualquier persona que sabe hablar bien nos persuadirá de abandonar la fe.

Este día domingo 21 de agosto estaremos meditando sobre cada uno de estos objetivos. No te pierdas.