Algunos consejos para cada día

Algunos consejos que hemos podido encontrar en el texto bíblico y que nos parecen un verdadero manantial de sabiduría para el día a día. Esperamos los puedan aprovechar.

 

Sabiduría

Lo primero y más importante de todo, busca la sabiduría. No deseches ninguna oportunidad para aprender, ya de los errores como de los aciertos. Cada circunstancia que debas afrontar es un cúmulo de lecciones por aprender. No las desaproveches y podrás ver como tu caminar se fortalece cada día. Dice Proverbios 3:13 que la felicidad consiste precisamente en buscar sabiduría e inteligencia. Aprende a ser dichoso aferrándote a la sabiduría.

Hay muchas personas que dejan de lado la sabiduría y piensan que pasar de largo por la vida entre bromas, chistes e ironías es lo mejor. El texto bíblico advierte que esta es la forma de gastar el tiempo del necio. El sabio adquiere sabiduría mientras el necio se deleita en bromas y mofas cada día (Cf. Proverbios 10:23).

La diligencia

Image

Si hay algo que nos enseña la sabiduría antes que nada es la diligencia. Se trata de esa presteza, esa vivacidad para hacer las cosas. El hombre diligente no espera una orden, no espera ser observado para trabajar con tesón. Lo hace siempre porque ese es su estilo de vida. Mientras otros se dedican a reclamar, a protestar, a encontrar excusas para no trabajar, el hombre sabio, con diligencia edifica su futuro. Seamos diligentes en todo lo que emprendamos para que de esta manera podamos ser bendecidos por nuestro Dios. Recuerda que si bien la Biblia habla de prosperidad, cuando estas promesas aparecen, lo hacen a lado de advertencias contra la pereza y a favor de la diligencia.

De hecho, dice Proverbios 22:29 que los hombres diligentes por su calidad de trabajo consiguen buenos puestos mientras que los negligentes por su ociosidad poco a poco van perdiendo puestos hasta quedarse sin nada. Proverbios 22:29

Proverbios 10:5 nos habla de aquel que no sabe mirar los tiempos, de aquel a quien le da igual el tiempo del trabajo como el de descanso pues siempre se la pasa en el ocio.

El que es precavido
guarda comida durante el verano;
el que duerme durante la cosecha
termina en la vergüenza.

El ocioso termina siempre mal, mientras que el diligente consigue lo que quiere y mucho más.

El ocioso y el despilfarrador

Image

También nos advierte la Palabra de Dios que ser ocioso es tan vergonzoso como ser despilfarrador. El último pierde el dinero por que lo gasta sin freno mientras que el segundo pierde el dinero porque pierde el tiempo que podría dedicar al trabajo. (Cf. Proverbios 18:9) Consideremos el trabajo, no como un castigo sino como una bendición de Dios.

También nos advierte la Palabra de Dios respecto de la necedad de ser despilfarradores. A la larga, quienes no saben administrar sus recursos, no importa cuánto ganen, quedarán en la miseria. Por su parte el que sabe administrar sus recursos, no importa cuánto gane, paulatinamente irá acumulando riquezas. (Cf. Proverbios 21:20)

El deshonesto.

Image

Cuando de adquirir recursos se trata, hay quienes piensan que la mejor manera de obtenerlos es por medio pequeñas jugarretas o trampillas. Vendiendo a costos altos productos de mala calidad, aceptando sobornos, etc. Lo cierto es que el pan obtenido de esa manera sabe bien en el paladar, pero es como una piedra en el vientre (Proverbios 20:17). Tarde o temprano, las trampas hechas vuelven a reclamarnos. Tarde o temprano lo hecho sale a la luz y entonces no hay cómo evadirnos de las consecuencias. Es mejor aceptar el pan honestamente adquirido y sabiamente administrado.

El que no controla su carácter.

La peor decisión que uno puede tomar es aquella que se la toma con las iras. Siempre uno termina decidiendo mal cuando a dejado que la rabia decida por nosotros. Debemos aprender a controlar nuestro carácter y no ser dominados por él. Debemos ser sabios y optar por no tomar decisiones mientras estamos aún con iras. Preferible es esperar a que se nos pase el malestar para entonces tomar las decisiones correctas. Proverbios 14:17 nos dice que el que se enoja hace tonterías y Proverbios 29:22 nos dice que el que fácil se enoja comete muchos errores. Dos ocasiones repite casi lo mismo. La razón es que es muy común cometer este error. Mejor dominar nuestro carácter que ser dominados por nuestras iras. El que no sabe dominar su carácter, dice Proverbios 25:28 es como una ciudad que no tiene ninguna defensa. Queda a merced de todos pues no sabe actuar de manera razonada. Cualquier cosa que en aquel momento le propongan para satisfacer su sed de venganza será bienvenida aunque luego vengan los arrepentimientos.

 

Esperamos sean de bendición estas recomendaciones bíblicas y las podamos poner en práctica cada día.

Saludos.

 

Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

4,329 films were submitted to the 2012 Cannes Film Festival. This blog had 48.000 views in 2012. If each view were a film, this blog would power 11 Film Festivals

Haz click para ver el reporte completo.

Consejos para prevenir la infidelidad

ImagenCompartimos con uds. un artículo publicado en la revista digital “Protestante Digital” sobre este tema. Esperamos sea de bendición.

 Ante la evidencia de que nuestra sociedad es conflictiva para la supervivencia del matrimonio, la estadounidense Jill Savage ha fundado Hearts at Home (Corazones en el hogar), un servicio que propone multiplicar las precauciones para fortalecer y proteger el vínculo afectivo matrimonial. 

La consejera familiar y matrimonial advierte sobre el peligro de la infidelidad entre los cónyuges y pone como ejemplo la historia que le compartió una joven madre: “Un papá hogareño de nuestro vecindario se ha convertido en mi mejor amigo. Vamos juntos con los niños al parque, a comprar, incluso cocinamos juntos una vez al mes”, decía la mujer.

“Es evidente que ella no tenía ni idea del peligro de esta situación aparentemente inofensiva”, escribió luego Jill Savage en un artículo. “ La historia es siempre la misma: el cónyuge infiel desarrolló una relación que empezó como una inocente amistad, con alguien con quien poder hablar, alguien que le escuchaba, que se preocupaba “.

“Cada uno es tentado por sus propios deseos que le atraen y seducen; estos deseos, una vez concebidos, engendran el pecado, y el pecado, una vez crecido, engendra la muerte”, cita Jill (Carta de Santiago 1, 14-15).

 VALLA DE PROTECCIÓN 
“Necesitamos plantar un seto de protección alrededor de nuestro matrimonio, es decir, tomar decisiones ya, por adelantado, que mantengan la tentación lejos y hagan del matrimonio una prioridad”, recomienda Jill como asesora familiar y matrimonial.

En concreto, ella recomienda  ocho precauciones para proteger la relación desde la perspetiva de la mujer, pero que también es aplicable al hombre: 

 Elige sabiamente.   Evita pasar tiempo prolongado que es innecesario con alguien del sexo opuesto . Por ejemplo, si buscas un entrenador personal en el gimnasio, elige mejor a alguien del mismo sexo que tú.

 Comparte tu intimidad adecuadamente. Si un día te das cuenta de que estás compartiendo con alguien secretos e intimidades sobre ti o sobre tu matrimonio, que no has compartido con tu esposo o que no lo harías, eso es una señal de alerta . Un vínculo emocional con alguien, incluso si no llega a ser sexual, también puede hacer mucho daño a la relación.

 Procura estar en sitios públicos.   Haz el propósito de no citarte por costumbre a solas con alguien del otro sexo .

 No seas demasiado inocente . La mayor parte de la gente termina teniendo una historia que no quería tener; la infidelidad empieza como una relación inocente que termina alcanzando una profundidad emocional que cruza la línea de la fidelidad.

 Aumenta tu inversión en tu propio hogar.  Los matrimonios fuertes se consiguen pasando tiempo juntos, riendo juntos, jugando juntos. Si no tienes citas con tu pareja, planea ya citas para los meses y haz del tiempo compartido una prioridad.

 Presta atención a lo que piensas.  Si todo el día estás pensando en los fallos de tu cónyuge, si el tiempo que dedicas a pensar en él o ella se centra en defectos y reproches, es fácil que cualquier otra persona pueda parecerte mejor y te atraiga. Haz una lista por escrito de los puntos fuertes que inicialmente te atrajeron de tu pareja. Pon más énfasis en animar y apoyar y disminuye las críticas.

 No juegues a comparar.  Todos tenemos malas costumbres, manías y errores. Es muy tramposo comparar a tu esposa o esposo con un nuevo conocido, porque al recién llegado no lo estamos viendo en el mundo real, en el mundo de compartir techo, cuidar niños a las tres de la mañana, cuadrar cuentas y demás.

 Busca ayuda.  Buscar ayuda es un signo de fortaleza, no de debilidad. Busca ayuda quien está dispuesta a presentar batalla, es un primer paso de fuerza. Un terapeuta familiar cristiano o un buen consejero te darán una perspectiva serena, valiosa, para establecer nuevas estrategias para proteger, defender o reconstruir tu matrimonio.

 UNA DECISIÓN FIRME 
 La consejera Jill Savage se destaca por su decisión de tomar la maternidad como una profesión . En uno de sus artículos cita a Rose Kennedy quien dijo: “Consideré la crianza de un niño no sólo como una tarea de amor y deber sino como una profesión que exigió lo mejor que yo podría darle”. Jill afirma haber cambiado hace mucho tiempo su perspectiva de ser “sólo una mamá” a ser “una mujer comprometida con la profesión de la maternidad”.

Autora de siete libros dedicados a la familia, el más reciente de ellos se titula “ Vivir con menos para que su familia tenga más”. Junto a su esposo, Mark, tienen cinco hijos, tres ya casadas, una nieta y un nieto. Su hogar está en Normal, Illinois.

Tomado de: Protestante Digital

La Rosa de Sarón. Introducción al Estudio de Primera de Corintios.

Compartimos con ustedes algunos apuntes de lo que fue la primera lección de nuestro curso acerca de primera de Corintios. Esperamos sea de bendición.

Imagen

Introducción

Es muy conveniente ser creyentes cuando todos a nuestro al rededor lo son. No obstante, el llamado de Dios es a que seamos luz en medio de las tinieblas. La iglesia de Corinto se hallaba ubicada en uno de los lugares más adversos a la ética cristiana. La información que podemos recolectar acerca de la ciudad puerto de Corinto nos manifiestan la relajación moral que se vivía en dicho lugar. Esta adversidad no es justificación para dejar de predicar en dicho lugar. Podríamos decir que aunque la iglesia de Corinto fue la más conflictiva del cristianismo primitivo, tuvo el valor de seguir a Cristo en el lugar más anticristiano del imperio romano.

Ubicación e historia.

Hay ocasiones en que nos sucede que llegamos a un lugar a media conversación y escuchamos una frase que no tiene sentido. Debemos entonces pedir que se nos aclare lo que se ha tratado de decir. La aclaración por lo general empieza por ubicarnos en el tema de la conversación. Así por ejemplo en cierta ocasión un pastor estuvo hablando acerca de su infancia. Decía que había vivido en un barrio muy peligroso de la ciudad de Guayaquil. Que pasada cierta hora de la tarde, su madre le prohibía enfáticamente salir a la calle. Cuando ya fue avanzando en edad, su madre decidió permitirle salir hasta un poco más tarde. En una navidad, su madre le permitió salir por la noche y el entusiasmado tomó el revolver que su madre le había regalado y salió a la calle. En este punto, muchos entramos en estado de shock. No nos cuadraba que una madre pudiese regalar un revolver a su hijo. Hablando con otros luego, supimos que algunos asumieron que al ser un barrio tan peligroso, eso se acostumbraba. Cuando por fin preguntamos al conferenciante acerca del revolver, este nos aclaro que se trataba de uno de juguete.

De la misma manera en que esta frase puede llevarnos a conclusiones completamente equivocadas, cuando no conocemos adecuadamente el contexto en el cual fue escrita la Biblia, podemos perder el significado real de lo que nos está diciendo. Es por ello que este primer capítulo empieza dándonos una noción muy general de la ciudad de Corinto en la cual estaba la iglesia a la cual se dirige Pablo.

Ubicación

La ciudad de Corinto se ubica al este de Italia. En la zona de la Grecia actual. A unos 90 kilómetros de la ciudad capital, Atenas. Se halla ubicada en un istmo1de no más de seis kilómetros de largo en su parte más angosta. Para tener una idea, podemos pensar en nuestra ciudad de Quito cuya extensión de este a oeste es de alrededor de 6 kilómetros2.

Su ubicación en el istmo la hacía ideal para el comercio. Mientras que la mercadería continental llegaba a la península por medio de Corinto, aquellas que viajaban desde oriente tenían que pasar obligadamente por las cercanías de la ciudad. Esto último era más provechoso que rodear la península en barco.

Imagen

Historia

La ciudad tiene un pasado muy remoto. Ya en el año 1075 a.C., habría sido gobernada por los dórios que invadieron las costas del mar Egeo alrededor del 1500 a.C.

De todos modos, la ciudad es saqueada y destruida por los romanos en el año 146 a.C. Permanece despoblada durante 100 años. En el 46 a.C. Julio César decide repoblarla enviando al lugar veteranos de guerra y hombres libres para formar una Colonia.

Acelerado crecimiento económico y estratificación social.- Debido a la ubicación geográfica, la ciudad crece vertiginosamente. Pero no sólo es el comercio el que empuja el crecimiento de la ciudad. Se trata además de la presencia de minas de bronce en las cercanías de la ciudad lo que permite que orfebres se asienten en el sector. De igual manera, al ser la sede política de la región, muchos optan por instalarse allí. Muchos también ven el crecimiento económico que se da en el sector y deciden trasladar su residencia hacia esa ciudad. Muchos empiezan a volverse ricos en cuestión de pocos años. La ciudad empieza entonces a diferenciarse entre unos pocos ricos y poderosos y una gran cantidad de pobres. Un alcance aproximado da a la ciudad una población de 100.000 habitantes, de los cuales, 70.000 son esclavos.

Tolerancia.- La ciudad crece en base a la llegada de extranjeros. Cada uno de ellos con sus respectivas tradiciones, costumbres y valores. La mezcla de todos ellos hace que la ciudad se vuelva tolerante ante cualquier tipo de culto y práctica religiosa. En muchos casos, los corintios están dispuestos a probar diversos tipos de religiones a la vez.

Amplia presencia de la prostitución sagrada.- La continua presencia de marineros, así como de dinero en el poblado impulsa el negocio de la prostitución. Esta última se halla comúnmente relacionada con los cultos idolátricos. Así, por ejemplo, se tiene el templo de Afrodita, donde, según un historiador de la época, se albergaban al rededor de 1000 prostitutas sagradas. Hoy en día se piensa que la cifra es un poco exagerada, de todos modos, esta exageración se basa sobre un determinada fama que ya se había ganado la ciudad. Aristófanes, un ateniense contemporáneo de Sócrates, había acuñado irónicamente el término “corintear” como sinónimo de fornicar.

La ciudad de Corinto tiene en todo el imperio la fama de ser una ciudad donde las licencias morales son la característica más importante de su gente. Es allí donde en el año 50 d.C. El apóstol Pablo funda una iglesia.

La iglesia de Corinto

El segundo viaje misionero de Pablo.- Durante su segundo viaje misionero, Pablo llega a la ciudad de Corinto. Anteriormente había estado en las ciudades de Filipos, Tesalónica, Berea y Atenas con distintos resultados. La decisión de visitar todas estas ciudades pertenecientes a la provincia de Macedonia se debían a la dirección del Espíritu Santo que, en sueños, había dicho a Pablo que visitara aquella región. En Filipos se inicia una iglesia que será de gran apoyo -tanto económico como espiritual- para Pablo. En Tesalónica sucede lo mismo. En Berea se recibe su mensaje luego de un meticuloso análisis de las Escrituras. De todos modos, poco sabemos de lo que sucedió luego en aquella ciudad. Finalmente Pablo visita Atenas donde predica en el Areópago. Los resultados son pobres en esta ciudad.

Imagen

Prédica en Corinto.- Pablo baja por la costa 80 km., hasta encontrarse en la ciudad de Corinto donde se hospeda en la casa de otros judíos practicantes del mismo oficio que él: fabricantes de carpas. Son Aquila y su esposa Priscila, ambos cristianos.

La prédica no produce resultados entre los pocos judíos de la ciudad, pero sí es de impacto entre los paganos. Aquí Pablo recibe una visión en la cual Dios lo insta a permanecer más tiempo pues hay mucho pueblo suyo que debe escuchar el mensaje (Hechos 18:9-10).

Como fruto de la predicación de Pablo nace una pequeña iglesia en la ciudad. Esta congregación persiste con los años a pesar de los problemas. Se conserva hasta la actualidad una carta que fue enviada por Clemente, un obispo de la iglesia de Roma, a la iglesia de Corinto en el año 96 d.C., es decir, al rededor de 40 años después de la fundación de la iglesia.

La iglesia de Corinto tuvo muchos problemas en particular debido a que los nuevos creyentes trajeron a la iglesia muchas de las costumbres y prácticas habituales en su vida previa a su conversión De todos modos, cabe señalar que aquella iglesia, llena de problemas y pecado, seguía siendo el fruto del deseo de Dios de que Pablo predique en aquel lugar.

Conclusiones

La iglesia de Corinto es el ejemplo más importante del intento de la iglesia por echar raíces en un lugar donde abundaba el pecado. El hecho de que Dios guíe a Pablo de manera enfática en dos ocasiones -la primera para dirigirse al oeste en lugar de al este como era la intención de Pablo y la segunda cuando ya se encuentra en Corinto- muestra que Dios anhela que su iglesia proclame el reino de Dios no sólo donde nuestros interlocutores llegan a ser ejemplo de Macedonia y Acaya (Tesalónica3), o donde se escudriña las Escrituras cada día (Berea) sino también allí donde la actuación de los nuevos creyentes no se asemeja a la de Cristo sino que vez tras vez nos arranca muchas lágrimas(Corinto4) al no ver los resultados deseados.

Dios anhela que su iglesia sea luz no sólo donde todos aceptan los valores cristianos sino también allí donde todo es relativo.

En el Antiguo Testamento se menciona a la rosa de Sarón. Muchas veces nosotros cantamos acerca de dicha rosa sin saber de qué se trata. Lo cierto es que la rosa que se menciona en Cantar de los Cantares 2:1 era un tipo de flor que crecía en en los pantanos del valle de Sarón. En medio de la inmundicia de aquel lugar se podía observar ocasionalmente aquella hermosa flor que florecía en medio de aquel lugar tenebroso. Así debe ser la iglesia. Como la rosa de Sarón, debe estar dispuesta a irradiar la belleza de Cristo aún en los lugares más inapropiados para un mensaje tan puro.

Ser luz en un mundo postmoderno.- Nuestra sociedad actual cada vez se parece más a la ciudad de Corinto. Cada vez es más común mirar a nuestro alrededor la relajación moral que hemos percibido en esta ciudad. Nuestra responsabilidad no es la de cerrarnos en nuestras cuatro paredes sino llevar con más tesón el mensaje de la cruz a nuestra sociedad relativista.

Otra gran lección que nos queda de los errores de la iglesia de Corinto es aprender a distinguir nuestros hábitos y costumbres de los que presenta la Palabra de Dios y seguir estos últimos antes que acomodarlos a los valores que nos agradan.

En la carta que estudiaremos a continuación podremos ver cómo la iglesia de Corinto trata en ocasiones de acomodar el mensaje de Cristo a sus valores y costumbres sin darse cuenta de que esto termina por diluir la Palabra de Dios.

En conclusión: Ser creyentes es un compromiso que tenemos no sólo en la iglesia sino también en todo tipo de ambientes anticristianos. Ser creyentes implica transformar nuestros valores de acuerdo a los valores del evangelio.

1Lengua de tierra que une dos continentes o una península con un continente

2De Atucucho al Comité del Pueblo.

31 Tesalonicenses 1:6-8

42 Corintios 2:4

Objetivos Espirituales del Milenio

Hemos escuchado hablar mucho de los objetivos del milenio que viene promocionando la ONU. Sabemos la importancia que los mismos tienen para nuestro planeta. El creyente no puede verse desvinculado de aquellos desafíos que ha lanzado esta organización mundial con el fin de lograr que nuestro planeta sea mejor para todos y no sólo para unos.

De todos modos, los creyentes tenemos ciertos desafíos y objetivos a los cuales somos convocados por Dios, incluso, estos objetivos nos mueven a ser aún más responsables con la situación de crisis que vive nuestro mundo en la actualidad. Estos objetivos que ha propuesto Dios para su iglesia tienen que ver con el crecimiento, pero no con el “engorde” de los hijos de Dios. El objetivo de nuestro crecimiento espiritual es, dice Efesios 4:12, para la obra del ministerio, es decir, Dios nos ha vinculado a una tarea para la cual con capacita. Analicemos estos objetivos que Dios propuso para su iglesia hace dos milenios. Los objetivos espirituales del milenio.

El objetivo de Dios para la iglesia es:

Perfeccionar a los santos para la obra del ministerio

Con el fin de lograr esto, Dios se propone:

Edificar al cuerpo de Cristo,

Esto sólo se puede hacer sí: A lo largo de su vida en Cristo los creyentes son capaces de:

·         Vivir en una armonía su fe

·         Conocer y anhelar conocer más cada vez acerca del Hijo de Dios

·         Asemejarse a Cristo en su manera de pensar y actuar, dentro de la  iglesia y fuera de ella.

De no participar del perfeccionamiento continúo de los creyentes, corremos los siguientes riesgos:

·         Ser como niños fluctuantes, es decir, vivir la fe de acuerdo a nuestras emociones

·         Cualquier falsa doctrina nos parecerá convincente

·         Cualquier persona que sabe hablar bien nos persuadirá de abandonar la fe.

Este día domingo 21 de agosto estaremos meditando sobre cada uno de estos objetivos. No te pierdas.

Primero mis dientes y después mis parientes: nuestra pasada manera de vivir

También ustedes estaban muertos por sus pecados y trasgresiones.
Seguían la conducta de este mundo y los dictados del jefe que manda en el aire, el espíritu que actúa en los rebeldes…
Lo mismo que ellos, también nosotros seguíamos los impulsos de los bajos deseos, obedecíamos los caprichos y pensamientos de nuestras malas inclinaciones, y naturalmente, estábamos destinados al castigo como los demás.

No estaba tan desubicado Sófocles cuando dijo: Siempre se repite la misma historia: cada individuo no piensa más que en sí mismo.

Nuestra sociedad no varía mucho de las sociedades más antiguas. Una de aquellas cosas que parece ser igual hoy como ayer es el egoismo que parece caracterizarnos a los seres humanos. Un refrán popular dice: primero mis dientes y después mis parientes. Quizás no podamos cuestionar el hecho de que se debe velar por la seguirad personal, por el bienestar de la familia más próxima, pero centrar toda nuestra atención sólo en nosotros es lo que paulatinamente va corrompiendo los hilos que mantienen unida a la sociedad.

Pablo en el verso arriba mencionado nos recuerda que así vivíamos también nosotros. Aquí lo importante es que esta descripción sea en pasado. Si en nuestra vida, esta descripción todavía tiene que ver con el presente, es que todavía no hemos conocido verdaderamente a Dios.

Este día domingo hablaremos más en detalle sobre estos versos del libro de Pablo a los Efesios.

El consumismo

La democracia nos plantea -al menos en teoría- la posibilidad de tomar decisiones como sociedad respecto del futuro que queremos para nosotros. Rousseau, al plantearse la posibilidad de dicho sistema de gobierno, también presentó la necesidad de educar adecuadamente a la sociedad. De este modo, las decisiones que tomase cada individuo serían en base a un escrupuloso análisis de las opciones presentadas.

Qué pasa cuando no hay dicha educación. La sociedad empieza a decidir en base a sus emotividades y no en base a un análisis. “Me siento bien con…” “me agrada…” “es simpático…” “me cae mal…” etc.

Cuando esto sucede, es fácil aprovechar las circunstancias para atraer la decisión del ciudadano en base a dichas emotividades por medio de la publicidad. La lógica o la verdad son sepultadas bajo el peso de la simpatía o la empatía con el cliente. Tanto en las decisiones políticas como en la vida diaria, nos volvemos todos clientes a ser conquistados a partir de gustos que deben ser consentidos.

La democracia es, en ese momento, una democracia del consumo. Empezamos a dejar de lado la posibilidad de decidir sobre las cuestiones fundamentales de la sociedad y empezamos decidir solamente en cuestiones referentes al consumo: qué carro comprar, que vestido usar, qué celular va con mi personalidad, etc. De igual manera, qué candidato tiene mejor presencia en los medios, no quien esboza un plan coherente de gobierno.

El consumismo puede infiltrarse en los hogares y llevarnos a entender nuestras relaciones personales como relaciones de costo-beneficio en las que el corte de la relación depende del cese de mi satisfacción  en la misma.

Es necesario ser cuidadoso con nuestra manera de pensar, más cuando las propagandas y el modelo consumista de vida nos empujan a volvernos esclavos de un determinado estereotipo –los hombres de éxito usan este perfume, las mujeres más hermosas llevan estos trajes- y presos de las emotividades caprichosas.

Aquí unas reflexiones de  Víctor Rey acerca del consumismo:

En estos días he estado hojeando dos libros que he leído hace algún tiempo, escritos en dos países diferentes y con un tema común de actualidad.  Los dos autores tienen una formación diferente y su concepción del mundo también lo es, pero el diagnóstico que hacen del tema es coincidente.  Me refiero primeramente al libro, “La Ciudad” del francés Jacques Ellul y a “El Consumo me Consume” del chileno Tomás Moulian.  A partir de estos dos autores quiero esbozar una reflexión sobre el tema del consumo.

Hoy constatamos el crecimiento acelerado del tipo de sociedad de consumo, la cual se inicia en el siglo XVIII.

El fenómeno de las migraciones internas es cómplice del aumento vertiginoso, en todo el mundo, de una civilización urbana cuyo rasgo sobresaliente es la absolutización de los productos de la tecnología.

Prácticamente toda la humanidad hoy participa en la vida de la ciudad.  Como lo ha señalado Jacques Ellul: “Estamos en la ciudad, aunque vivamos en el campo, puesto que hoy el campo es solo un anexo de la ciudad”. (Pág. 147  La Ciudad.  Editorial La Aurora, Buenos Aires. 1972).

Su afirmación percibe el carácter global de la “mentalidad de consumo” que caracteriza a la sociedad urbana, tanto en los países desarrollados como en países subdesarrollados.

La sociedad de consumo es un engendro de la técnica y el capitalismo.  Los medios de comunicación masivos juegan un rol importante en esta situación, ya que son utilizados para condicionar a los consumidores a un estilo de vida en que se trabaja para ganar, se gana para comprar y se compra para valer.  Como vuelve a decir Jacques Ellul, “el estilo de vida es formado por la publicidad”.

La publicidad está controlada por gente cuyos intereses económicos están ligados a aumento de la producción y este a su vez depende de un consumo que solo es posible en una sociedad en la cual vivir es poseer.  La técnica se pone así al servicio del capital para imponer la ideología del consumo.  Esta al servicio del capital, no al servicio de los hombres y las mujeres.

En consecuencia, los hombres y mujeres se convierten en seres unidimensionales- un tornillo de una gran maquinaria que funciona según las leyes de la oferta y la demanda-, es la causa principal de la contaminación ambiental y crea una inmensa brecha entre los que tienen y los que no tienen a nivel nacional y entre los países ricos y los países pobres a nivel internacional.  Esta brecha continúa creciendo.  Pese a los avances tecnológicos y una expansión industrial que no tiene precedentes en la historia humana.  Hoy el mundo subdesarrollado está más lejos que nunca de la solución a sus problemas.

La sociedad de consumo ha impuesto un estilo de vida que hace de la propiedad privada un derecho absoluto y coloca el dinero por encima de los hombres y las mujeres y la producción por encima de la naturaleza.  Esta es la forma que hoy toma donde el sistema en el cual la vida humana ha sido organizada por los poderes de destrucción.  El peligro de la mundanalidad es este: el peligro de un acomodamiento a las formas de este mundo malo con todo su materialismo, su obsesión por el éxito individual, su egoísmo enceguecedor.

Aquí vale la advertencia del apóstol Pablo en Romanos 12:2, “No vivan ya de acuerdo con los reglas de este mundo, al contrario, cambien de pensamientos para que así cambie toda su vida.  Así llegaran a saber cual es la voluntad de Dios, es decir lo que es bueno, lo que le agrada, y lo que es perfecto”.

Tomado de: http://nacionjuvenil.blogspot.com/2011/05/la-sociedad-de-consumo-por-victor-rey.html